Pasar al contenido principal
imagen de las cookie

Como en casi todas las páginas de Internet, nuestra página de Internet utiliza cookies para ayudar a brindarle a usted la mejor experiencia posible. Las cookies son archivos pequeños de texto que se bajan a su computadora o aparato móvil cuando usted visita páginas de Internet.

CONOCER MÁS >

Las cookies nos ayudan a:

  • Hacer que nuestra página de Internet funcione como debe.
  • Darle un mensaje que nosotros pensamos que es más importante para usted.

Nosotros no utilizamos las cookies para:

  • Obtener cualquier tipo de información que lo pueda identificar personalmente.
  • Obtener cualquier información sensible.
  • Compartir con terceros información que lo identifique a usted.

Usted puede conocer más sobre todas las cookies y la información que obtenemos leyendo nuestra Póliza de Privacidad. Si no quiere usar cookies, usted puede salirse de la página de Internet, o cambiar la configuración de su navegador.

cerrar
Regresar al En las Noticias

Adaptado para usted

Adaptado para usted

Dara Richardson-Heron, una doctora y sobreviviente de cáncer de mama, trabaja con el Programa Científico All of Us, el cual pretende personalizar tratamientos médicos para cada individuo.

Durante un día lluvioso hace más de 20 años, Dara Richardson-Heron, MD, se enteró que tenía cáncer de mama a los 34 años de edad. Aunque era médica, estaba desolada por esta noticia.

Antes de su diagnosis, se había encontrado un bulto en su mama mientras hacía un autoexamen. Aunque inicialmente no estaba muy preocupada, ella sabía que debía evaluarse el bulto y programó una cita con su médico. Durante su examinación, le explicó al médico lo que encontró, el cual también recomendó que se hiciera una examinación. Pero le dijo que dudaba que fuera algo para preocuparse, debido a que ella era muy joven.

No obstante, la madre de Richardson-Heron había sido diagnosticada con cáncer de mama diez años antes. Debido a este historial médico de su familia y su conocimiento médico, ella insistió en hacer más pruebas. Su médico decidió remitirla para una mamografía.

“A veces las mujeres, especialmente las mujeres minoritarias, no son tomadas seriamente como se debería cuando vamos al médico", dijo ella. "Siempre aconsejo a las mujeres que, si no reciben la respuesta adecuada al explicar sus preocupaciones a su médico o proveedor de salud, es muy importante que busquen a alguien diferente".

Después de la mamografía, estaba aún más segura de que algo estaba mal. Richardson-Heron se comunicó con un antiguo profesor, un oncólogo en New York University Medical School, que evaluó su caso y dirigió su tratamiento.

"Fui diagnosticada con cáncer de mama un mes antes de mi boda", dijo ella. "La experiencia era increíblemente surrealista, devastadora y cambió mi vida".

LEA LA NOTA COMPLETA